Déjate de mamadas y ejecuta.

          Siendo brutalmente francos, a nadie le gusta la talacha dura, o al menos a muy pocas personas, especialmente los emprendedores. Abundan los visionarios, los de las ideas, los de los contactos, los buenos para vender, los buenos para pichar…


Leer más